Archivo de la categoría: Sociedad

Jaque mate a la humanidad

Éste es un vídeo que recoge y explica bastante bien las ideas que aquí queremos llevar a cabo y explicar abarcando todos los campos posibles.

El vídeo es tan escueto y se explica tan bien que comentarlo me parece inútil, véanlo ustedes mismos.

En lo único que diferimos en Pesquisa Innata es cuando se habla de acabar por la vía rápida con los individuos que controlan el planeta. Matarlos para hacernos respetar es seguir el modus operandi de ellos mismos, con lo que no habremos avanzado nada.

V.

Etiquetado , , , , , ,

El consumismo

El consumismo puede referirse tanto a la acumulación, compra o consumo de bienes y servicios considerados no esenciales, como al sistema político y económico, que promueve la adquisición competitiva de riqueza como signo de prestigio dentro de un grupo social. 

En este articulo haré hincapié en la segunda acepción del termino: ¿que es para usted el consumismo? ¿Se considera usted una persona consumista? ¿va usted a un establecimiento y responde a unos patrones de conducta?

Antes de pasar a la afirmación de que nuestro sistema político y económico promueve la adquisición de riqueza para darnos un estatus dentro de un grupo social quisiera explicar que el consumismo tiene una serie de causas y consecuencias.

Causas

  • La publicidad, que en algunas ocasiones consigue convencer al público de que un gasto es necesario cuando antes se consideraba un lujo.
  • La incultura y la presión social.
  • La falta de identidad de cada una de las personas, al no conocer sus necesidades esenciales y por no estar claro en relación a las necesidades de los más cercanos a cada uno; factores influyentes como la imitación de personajes de televisión u otros arquetipos, que generan un ídolo a seguir. (Muchas personas consideran más importante gastar su dinero en articulo de moda que en los de primera necesidad por increíble y demagogo que parezca).

Consecuencias

  • Al caer en el consumismo aumentamos nuestros gastos de forma innecesaria comprando cosas que pudiéramos evitar o reducir como productos cuya publicidad promete milagros, productos de vida útil baja o productos sustitutos de otros naturales.
  • Ayuda a la mala distribución de la riqueza, ya que los consumidores son por lo general de un nivel económico inferior que los dueños de las compañías generadoras de los productos objetos de consumismo.

Ahora pasaremos a explicar que en nuestra sociedad y economía se promueve que para ser feliz hay que consumir. ¿Quien no ha escuchado la frase “sin esto no puedo vivir”?.

Hoy en día se promueve la competencia. Si tengo un bien lujoso eso me da superioridad en cuanto al resto. ¿Qué sucederá luego? Lo mismo por la otra parte. Otra persona querrá comprarse algo más caro que el otro para así, sentirse superior. Esa idea errónea nos esta llevando cada vez mas a la competitividad.

La publicidad no es otra cosa sino un medio para llegar a nuestro subconsciente para que compremos, que consumamos deliberadamente. Un ejemplo: entramos a un supermercado y todas los productos están colocados de cierta manera, es así porque  nos ven como consumidores y simplemente quieren que compremos impulsivamente.

Con este articulo no quiero que la gente confunda consumir con consumismo, simplemente quiero explicar que pensemos que compramos, no necesitamos parecernos a un modelo que nos venden, para ello sinceramente lo única solución pasa por  despertar nuestra conciencia.

CIFRA…

Etiquetado , ,

Cómo se crea un paradigma

Parece que hay cierta controversia sobre si el experimento que voy a mencionar a continuación se llevó a cabo realmente o si es una fábula. Lo que si es cierto es que muchos de los comportamientos humanos funcionan de esta forma, lo cual es absurdo.

Se trata del supuesto experimento sobre una jaula que contiene una escalera y, en lo alto de ésta, un racimo de plátanos. Se introducen en la jaula a 5 monos. Les llamaremos A, B, C, D, y E. Uno de ellos no tardará en intentar coger el racimo de plátanos. Cuando está tratando de descolgarlos una lluvia de agua fría cae sobre todos los monos. De nuevo y por segunda vez, cuando cualquiera de los otros monos vuelve a subir a por los plátanos, vuelve a caerles a todos una lluvia de agua fría, con lo que les es suficiente para aprender la lección.

Ahora se sustituye al mono A por otro mono de fuera de la jaula. En la jaula quedarían los monos A2, B, C, D y E.. Éste nuevo mono, A2, quiere coger los plátanos de encima de la escalera, pero nada más acercarse a ella, el resto de monos lo linchan sin él entender el porqué, ya que no ha tenido la experiencia del agua fría que todos los demás si han sufrido.

Se sustituye a B también, con lo que nos quedaría el siguiente panorama en la jaula: A2B2CD y E. El nuevo mono, B2, intenta alcanzar los plátanos con lo que nuevamente el resto de monos le van a linchar, incluyendo a A2, que le golpea ferozmente y reprimiéndole sin ni siquiera saber el porqué.

Vamos cambiando a todos progresivamente hasta tener una jaula con monos que no han sido rociados con agua fría: A2, B2, C2D2, y E2. Ninguno de ellos se acercará al racimo de plátanos porque sabe que le caerá una paliza por intentarlo, pero ninguno de ellos sabe realmente por qué ninguno debe acercarse a los plátanos.

Si no han entendido bien el experimento aquí hay un vídeo muy breve que lo explica de una forma más gráfica. Aún así quise trabajarme la explicación por si alguien prefiere leerlo para entenderlo mejor.

Así es como siempre se han hecho las cosas por aquí“. Con la cantidad de paradigmas a los que nos aferramos en nuestras vidas es normal que la humanidad no llegue a más. Aquellos que destacan, que muchos envidian y que de verdad crecen y crecen son aquellos que se han deshecho de axiomas, que funcionan como cadenas atadas a una falsa realidad a la que nos quieren someter por múltiples intereses. Interesa mantenernos no pensantes, esclavos, negativos… y como en el experimento de los monos: si se nos manipula lo suficientemente bien como para no dejar que los de nuestro alrededor lleguen a algo entonces es una cosa menos por la que la élite que controla éste mundo se debe preocupar.

Todas estas ideas nos las introducen en nuestro cerebro por medio del cine, de la televisión, de la política, de la educación, etcétera, etcétera, etcétera. No se dejen controlar. No sean MONOS.

V.

Etiquetado , , ,

La mediocridad

“Cuando no te preocupas de parecer mediocre, automáticamente, dejas de serlo”.

Otra de tantas frases que he dejado escrita en mi bloc de notas pero, a diferencia de las otras dos que he publicado anteriormente, ésta no me tiene pensando. Estoy seguro de que la afirmación que hago en la cita es rotundamente cierta.

¿Por qué todo el mundo quiere parecer especial? Pues el porqué real, no lo sé, pero me lo figuro: por los medios de comunicación y el entorno social. Una vez más nos han manipulado, menuda sorpresa (nótese el sarcasmo). Nos repiten a todas horas de una forma constante, repetitiva y cansina que tenemos que gastarnos un poco más de dinero en nuestra ropa, en nuestro peinado, en nuestro aspecto. En tener una personalidad que, aunque no sea nuestra, es “mucho mejor” que la que cualquiera de nosotros pueda tener. Es “mejor” comportarse como un Brad Pitt, un George Clooney y hacer el ridículo que ser un Manolo Hernández. Es “mejor” encajar en una tribu urbana o en una estética determinada por el estilo de música que escuchamos, por los personajes mediáticos que nos han metido hasta por los poros para que nos gusten o, simplemente, por no saber qué hacer con nuestra vida.

Los motivos pueden ser miles, y las personalidades artificiales millones. Parece que puedo estar hablando de adolescentes, pero nada más lejos de la realidad. Es cierto que a medida que uno avanza en esta vida se va deshaciendo de clichés absurdos y va siendo uno mismo cada vez más, pero no siempre es así. ¿Quién no ha visto a una señora cincuentona con los pechos operados vistiendo y comportándose como una adolescente? ¿O un señor de más de 60 conduciendo un Mercedes descapotable? No me quiero ir por las ramas, cosa que me pasa más de lo que debiera.

¿Tan difícil es ser uno mismo sin preocuparse por su aspecto más de lo que debe preocuparse? ¿Tan difícil es encontrar algo que a uno le guste verdaderamente y no porque nos dicen que nos tiene que gustar? ¿Creen ustedes que el fútbol puede gustar a tanta gente y la literatura a tan poca en comparación? Juzguen ustedes mismos si estamos influídos o no, aunque en lo que al fútbol respecta, debo relatar un post sobre su origen y para qué fue ideado. ¿Por qué creen que nos ponen modelos como ejemplo de físico a tener y por otro lado nos bombardean con publicidad de comida basura? Si somos influenciables ambas ideas penetrarán en nuestra mente harán que nos frustremos, y un ser humano deprimido y frustrado es mucho más maleable. ¿Por qué si a usted que tiene un rasgo físico que difiere del canon de perfección se le ofrece la cirugía estética para remediar ese problema? Porque es un negocio, y para hacerle pasar a usted por un quirófano, a jugarse la vida por un mejor aspecto, hay que vaciarle el cerebro. Una vez que su yo interno toma las riendas de usted todas esas cosas externas no le afectan en absoluto. Se convierte en una fortaleza impenetrable. Yo recuerdo que también fui un títere, y creía que me gustaban cosas que en realidad no, pero si yo cambié todo aquello cualquiera puede.

En mi despertar, cuando me llegó ese episodio, empecé a ser yo sin importarme los prejuicios. Entendí que no tenía que comprar ropa de ningún tipo para aparentar ninguna cosa, ni llevar un determinado tipo de coche, ni caminar de cierta forma, ni ir al gimnasio para tener un físico más atractivo y deforme por otra parte, y tampoco preocuparme por causar una buena impresión. ¿De qué sirve comprar un caramelo con un envoltorio de brillantes dorados si luego en el interior hay una bola de plástico que no sabe a nada? Entendí que todos somos perfectos y fantásticos tal y como somos, ¿por qué querer ser como otro? ¡Menuda pérdida de tiempo pudiendo ser uno mismo! Desde que cambié, admito que cambió mi entorno: amigos que eran dejaron de ser y la pareja que tenía me dejó. ¿Mi situación actual? He conocido nuevas personas o me llevo mejor con viejos conocidos con los que puedo compartir mis verdaderos gustos y me hacen crecer como persona, puesto que voy en el camino de mi personalidad, y no de la de otro. También conocí a mi pareja y jamás he estado tan bien con una persona: no discuto, no hay celos ni sentimientos absurdos, transparencia por ambas partes y, en caso de que no la hubiera por una de ellas, las consecuencias las sufriría quien miente, como pasa siempre. Pero es algo que ni me planteo, no me preocupa en absoluto porque como yo cambié, mi entorno cambió y solo me entiendo con personas que son ellas mismas (me vuelvo a ir por las ramas).

Concluyendo: sean ustedes mismos. Pero no crean que ya lo son, SEAN. Es el mejor favor que le pueden hacer al mundo y, que duda cabe, a ustedes mismos. El afán de ser diferente solo le hace a usted igual a los demás. Sea.
V.

Etiquetado , , ,

Etiquetas

No me suele gustar hablar de estos temas porque me parecen muy elementales y creo que la mayoría de los seres humanos ya deberían haber resuelto esté cliché en sus vidas. Aún así, creo que es bueno hablar estas cosas aunque se den por sentado porque a alguien quizá le haga pensar y dirigirse al camino de su propia evolución. Creo que cualquier cosa puede ser buena para este fin.

No en pocas ocasiones me sorprendo con el comportamiento de algunas personas que lidian con términos que pueden encajar en una conversación de adolescentes pero que en otros contextos me hacen pensar: “de acuerdo, hay que bajar el nivel de conversación” y es algo que no me gusta hacer, si soy sincero. Me gusta tanto enseñar lo que sé como aprender de lo que sepan otras personas, por tonto que a ellos les parezca y enriquecernos ambos el uno del otro. ¿A qué términos te refieres entonces, L? Les voy a explicar.
Puedo entender perfectamente que se use un modo de identificación que puede ser más o menos agradable para referirse a una persona: la gorda, el negro, la hippie, el rockero, y millones más. El uso de esto es comprensible. Hace cómodo y rápido el reconocimiento de alguien sin la necesidad de señalarle. Lo que no entiendo son las discusiones sobre qué grado de hippie tiene una persona, o cuanto de motero es un hombre al que le gustan las motos… y ya no solo con personas. Con música, literatura, cine y un largo etcétera. El hecho de poner todas estas etiquetas lo único que hace es separarnos, o que no nos interesemos en otros estilos de música, por ejemplo, por estar etiquetado como “tal cosa”.

En este momento es cuando el aludido piensa: “Bueno, eso a mi no me toca… yo escucho de todo”. Con “Los Aludidos”, vamos a llamarles, uno va a tomar algo y tiene conversaciones del tipo: “¿Por qué esa chica tan presumida es hippie?” Y cuando alguien como yo, que le da absolutamente igual lo que haga alguien con su vida y más aún si se trata de una forma de vestir, responde: “Que haga lo que quiera…” automáticamente se convierte en enemigo público y aquí es donde quería llegar: “aquella gente que presume de mente abierta suelen ser las que más juzgan”. En otras palabras: “Dime de lo que presumes y te diré de lo que careces”.

Entonces, ¿qué es lo correcto? debería haber sido la pregunta desde el principio, aunque para conocer la solución hay que conocer el problema. Pues la respuesta es bastante sencilla: nada. Haciendo nada estamos transigiendo y dejando que las personas sean como quieran ser porque no solo con la palabra directa o indirecta les afectamos, sino con el pensamiento también. Somos lo que pensamos, y si esto lo han dicho multitud de sabios a lo largo de la historia no creo que sea en vano. Entonces dejemos que esos sentimientos de crítica, desigualdad, separación, prejuicio, y en ocasiones, de envidia se evaporen de nuestra mente dejándonos apartar esta carcasa que llevamos encima llamada cuerpo y dejarnos ver mucho más allá.

Debemos dejar de cuestionarnos o cuestionar al resto sobre lo que hacen los demás. Recordemos que el ser humano es bueno por naturaleza. No tratemos mal a nuestros semejantes, pues son igual de buenos que nosotros.
V.

Etiquetado , , , ,