Archivo de la etiqueta: axiomas

El orgullo

“Si hay algo de lo que me siento orgulloso, es de carecer de orgullo”.

Ni más, ni menos. Un día entendí que el orgullo puede hacer que uno consiga algunas cosas, pero se pueden conseguir muchas más sin él. Un día hablando con Cifra dije esa frase, la que encabeza este post, y sentí que así era. Cuando uno entiende que todos los sentimientos materialistas van de la mano con el orgullo (y este con La ignorancia, que ya sabemos como es de celosa) es como si unas cuantas pesadas cadenas se aflojaran de nuestro cuerpo, permitiéndonos volar.

Uno se siente bien cuando le dicen que es bello, por el orgullo. O se siente mal si le dicen ignorante, por el orgullo. También se sienten mal si su pareja mira a otra persona, por orgullo. Y desde luego se sienten bien cuando ganan en algo, por orgullo. ¿Son de verdad todos estos sentimientos auténticos? ¿O son burdas ilusiones efímeras semejantes a un orgasmo sexual? A este último todo el mundo parece adicto. Es muy placentero, de eso no cabe duda, pero hay de verdad sentimientos que llenan a uno su alma, su ser, y en cambio ponemos nuestra atención en aquellos que nos vuelven adictos y nos atan a este plano material. No quiero irme por las ramas, pero estoy seguro de que el lector comprende a qué sentimientos me refiero.

Al deshacernos del orgullo, que no es otra cosa que una cadena pesada dispuesta de un abrefácil atada en su otro extremo a una piedra aún más pesada, lo cierto es que uno disfruta más del aprendizaje, de lo especial que hay en cada uno de nosotros (aunque se trate de un ser no demasiado querido), del hecho de estar siempre alegre porque nada te puede enfadar, del amor al prójimo y de tantas otras muchísimas cosas.

¿Cómo deshacernos de esta angustiosa carga? Es tan sencillo que parece difícil. Cada vez que veamos algo que nos haga sentir mal o bien (evidentemente, algo que no sea, por ejemplo, el nacimiento de un hijo o el bienestar tras haber ayudado al prójimo desinteresadamente y hacerle feliz. Me refiero más bien a ser calificado como algo aceptado socialmente: como bello, inteligente, etc. o a sentimientos de competitividad, etc), debemos encontrar el nexo que ello tiene con el orgullo y automáticamente pensar en la palabra “NO” y seguir disfrutando de la conversación o de lo que sea que estemos viviendo, de forma automática.

¿Por qué iba yo a querer deshacerme del orgullo? Pues quizá para los que siempre hayan presumido de ser orgullosos les sea complicado de entender esta idea, pero lo que si es cierto, es que todo ser humano que suelta su orgullo es capaz de expandir sus alas muchísimo más allá de lo que cualquiera que le conociera antes hubiera imaginado porque, como ya dije antes, el orgullo nos mantiene atados a sentimientos materialistas y frena nuestra evolución. Además, tengan en cuenta de que se fomentan estos patrones, como siempre, por medio de sentimientos como el patriotismo, a través del cine, política, etc. haciendo uso de la visceralidad.

En cualquier caso, si prefiere seguir viviendo cargando con su orgullo, siempre puede recuperarlo. Es aún más fácil que perderlo.

V.

Etiquetado , , , , , ,

El consumismo

El consumismo puede referirse tanto a la acumulación, compra o consumo de bienes y servicios considerados no esenciales, como al sistema político y económico, que promueve la adquisición competitiva de riqueza como signo de prestigio dentro de un grupo social. 

En este articulo haré hincapié en la segunda acepción del termino: ¿que es para usted el consumismo? ¿Se considera usted una persona consumista? ¿va usted a un establecimiento y responde a unos patrones de conducta?

Antes de pasar a la afirmación de que nuestro sistema político y económico promueve la adquisición de riqueza para darnos un estatus dentro de un grupo social quisiera explicar que el consumismo tiene una serie de causas y consecuencias.

Causas

  • La publicidad, que en algunas ocasiones consigue convencer al público de que un gasto es necesario cuando antes se consideraba un lujo.
  • La incultura y la presión social.
  • La falta de identidad de cada una de las personas, al no conocer sus necesidades esenciales y por no estar claro en relación a las necesidades de los más cercanos a cada uno; factores influyentes como la imitación de personajes de televisión u otros arquetipos, que generan un ídolo a seguir. (Muchas personas consideran más importante gastar su dinero en articulo de moda que en los de primera necesidad por increíble y demagogo que parezca).

Consecuencias

  • Al caer en el consumismo aumentamos nuestros gastos de forma innecesaria comprando cosas que pudiéramos evitar o reducir como productos cuya publicidad promete milagros, productos de vida útil baja o productos sustitutos de otros naturales.
  • Ayuda a la mala distribución de la riqueza, ya que los consumidores son por lo general de un nivel económico inferior que los dueños de las compañías generadoras de los productos objetos de consumismo.

Ahora pasaremos a explicar que en nuestra sociedad y economía se promueve que para ser feliz hay que consumir. ¿Quien no ha escuchado la frase “sin esto no puedo vivir”?.

Hoy en día se promueve la competencia. Si tengo un bien lujoso eso me da superioridad en cuanto al resto. ¿Qué sucederá luego? Lo mismo por la otra parte. Otra persona querrá comprarse algo más caro que el otro para así, sentirse superior. Esa idea errónea nos esta llevando cada vez mas a la competitividad.

La publicidad no es otra cosa sino un medio para llegar a nuestro subconsciente para que compremos, que consumamos deliberadamente. Un ejemplo: entramos a un supermercado y todas los productos están colocados de cierta manera, es así porque  nos ven como consumidores y simplemente quieren que compremos impulsivamente.

Con este articulo no quiero que la gente confunda consumir con consumismo, simplemente quiero explicar que pensemos que compramos, no necesitamos parecernos a un modelo que nos venden, para ello sinceramente lo única solución pasa por  despertar nuestra conciencia.

CIFRA…

Etiquetado , ,

Cómo se crea un paradigma

Parece que hay cierta controversia sobre si el experimento que voy a mencionar a continuación se llevó a cabo realmente o si es una fábula. Lo que si es cierto es que muchos de los comportamientos humanos funcionan de esta forma, lo cual es absurdo.

Se trata del supuesto experimento sobre una jaula que contiene una escalera y, en lo alto de ésta, un racimo de plátanos. Se introducen en la jaula a 5 monos. Les llamaremos A, B, C, D, y E. Uno de ellos no tardará en intentar coger el racimo de plátanos. Cuando está tratando de descolgarlos una lluvia de agua fría cae sobre todos los monos. De nuevo y por segunda vez, cuando cualquiera de los otros monos vuelve a subir a por los plátanos, vuelve a caerles a todos una lluvia de agua fría, con lo que les es suficiente para aprender la lección.

Ahora se sustituye al mono A por otro mono de fuera de la jaula. En la jaula quedarían los monos A2, B, C, D y E.. Éste nuevo mono, A2, quiere coger los plátanos de encima de la escalera, pero nada más acercarse a ella, el resto de monos lo linchan sin él entender el porqué, ya que no ha tenido la experiencia del agua fría que todos los demás si han sufrido.

Se sustituye a B también, con lo que nos quedaría el siguiente panorama en la jaula: A2B2CD y E. El nuevo mono, B2, intenta alcanzar los plátanos con lo que nuevamente el resto de monos le van a linchar, incluyendo a A2, que le golpea ferozmente y reprimiéndole sin ni siquiera saber el porqué.

Vamos cambiando a todos progresivamente hasta tener una jaula con monos que no han sido rociados con agua fría: A2, B2, C2D2, y E2. Ninguno de ellos se acercará al racimo de plátanos porque sabe que le caerá una paliza por intentarlo, pero ninguno de ellos sabe realmente por qué ninguno debe acercarse a los plátanos.

Si no han entendido bien el experimento aquí hay un vídeo muy breve que lo explica de una forma más gráfica. Aún así quise trabajarme la explicación por si alguien prefiere leerlo para entenderlo mejor.

Así es como siempre se han hecho las cosas por aquí“. Con la cantidad de paradigmas a los que nos aferramos en nuestras vidas es normal que la humanidad no llegue a más. Aquellos que destacan, que muchos envidian y que de verdad crecen y crecen son aquellos que se han deshecho de axiomas, que funcionan como cadenas atadas a una falsa realidad a la que nos quieren someter por múltiples intereses. Interesa mantenernos no pensantes, esclavos, negativos… y como en el experimento de los monos: si se nos manipula lo suficientemente bien como para no dejar que los de nuestro alrededor lleguen a algo entonces es una cosa menos por la que la élite que controla éste mundo se debe preocupar.

Todas estas ideas nos las introducen en nuestro cerebro por medio del cine, de la televisión, de la política, de la educación, etcétera, etcétera, etcétera. No se dejen controlar. No sean MONOS.

V.

Etiquetado , , ,